El Hechicero

Publicado en por odettesolangevazquez.over-blog.com

 

 

haciendo_el_amor_bajo_la_lluvia-copia-1.png

 

 

Me gusta cuando el viento sopla y tira de lado los árboles moviendo las hojas haciendo sonidos que en su melodía gritan tu nombre…

 

 

Adoro cuando pasa por mi piel erizando todos mis poros como una ola de besos que me hacen caer, en el éxtasis de emociones cuando tú! tienes el poder, sobre todo mi cuerpo haciéndome caer, en las mas dulces tentaciones.

 

 

En un mar de emociones que distraen mi mente, sintiéndote en mi cuerpo y clavando tus dientes con hambre de sangre y de emociones fuertes, abrazada a tu espalda dejándome caer, tú dominas mi cuerpo haciéndome mujer.

 

 

La mujer que te ama cada noche de placer, entre el sonido del viento deseando tener, tus besos en mi cuerpo recorriendo mi cuello, nadando en mi ombligo y anhelando tener, el fruto prohibido en la humedad de mi piel.

 

 

Eres como un espejismo que aparece cada noche frente a mis ojos cambiando el color de mi mirada y transformando mi piel, en escamas tornasol que vibran con el calor de la sangre que corre por tus músculos haciéndolos mas fuertes, esa fuerza de hombre que cuando toca mi cuello y bajas tus besos por mis vértebras hace que te transformes en ese animal que me gusta complacer…

 

 

Con el viento  y el frío de la noche me tienes como fiel esclava de tu piel, de tus besos, de  tu cuerpo, de tus piernas y tus huesos, que poder tan grande emites en mi cuerpo de mujer.

 

 

Dices ven a mis estrellas, renuncia a tu mundo cruel, ahí te haré la princesa de mi mágico edén, andarás siempre sin ropa, y pegada a mi piel, haciendo el amor eterno sin principio, ni final dándote los mas profundos besos que un mortal no sabe dar, solo en las estrellas los podrás encontrar, ven conmigo y te enseño lo que es amar de verdad, en el éxtasis eterno el que no tiene final.

 

 

Me dices esto al oído, mientras el viento sopla con fuerza, moviendo todo mi pelo hechizando todos mis sentidos, aprietas con fuerza mis caderas queriéndome convencer, que si creo que esto es placer tendría que reconocer, que seria mas intenso en tu estrella dejándome intensamente querer, me voy contigo a ella a saber lo que es placer.

 

 

Estando desnuda en tu estrella hiciste un nudo en mi piel, amarraste tu alma a la mía para que a la tierra no pueda volver, firme una declaración de amor eterno con sangre, escarcha y miel, sobre tus labios de carne que no tardare en comer, como mi alimento eterno sin poderme desprender, del sabor de tan delicioso hechizo en el que me hiciste creer.

 

 

 

En una noche común el viento frío te trajo a mi, mostrándome el mas profundo y genuino amor por un ser, que no pertenece a tu mundo pero que se fue a vivir a el cambiando toda su vida y lo que pensó conocer, ahora vivo desnuda caminando por un edén, entre manjares y sueños que no hay que esperar para ver, amarrada al ombligo de un hombre que me ama con todo su ser.

 

 

 

Su hogar es en una estrella  que de la tierra no se puede ver, pertenece a otra galaxia que el humano no puede entender, pues no cree en otra cosa que la que sus ojos no pueden ver, amo a mi hombre hechicero y de el no me voy a desprender pues firme con sangre en su cuerpo el juramento del eterno placer…

 

 

 

El amor no solo es ciego, es inesperado llega de la manera mas silenciosa y extraña y no se piensa en encontrarlo cuando estas frente a el…

 

 

 

Cada beso es un hechizo, cada abrazo traspasa el cuerpo y cada mirada descubre los pensamientos más profundos del alma…

 

 

Odette Solange Vázquez

 

 

 

 

 

Para estar informado de los últimos artículos, suscríbase:

Comentar este post